La Virgen de Aránzazu llega a Lima – 1646

Forastera, con gran pompa recibida,
desde la catedral, puesta en sus andas;
con riqueza en sus diamantes muy nutrida,
triunfante, salió en hombros a la plaza.

Reina y Señora que es de cielo y tierra
fue noble y al bajar la escalinata,
su reflejo alumbró, cual luz de vida,
a sus hijos devotos que miraban.

Por gente del común con el virrey,
vecinos del cabido y de la Audiencia
con danzas, bailes y las luces de candelas
por calles con ventanas adornadas,
serena fue llevada hasta el espino
que se hizo como altar, con nicho y fondo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s