Conversión de Argüello

Fray Alonso de Argüello, que en el siglo
secretario fue de Castro y que en la Audiencia,
logró copiosa fama y tal riqueza
que envidia entre los hombres despertaba;
por la gracia dejó atrás aquel camino
en que el diablo de las almas hace presa,
y echando a la derrota vanidades
fue libre de las pompas y grandezas.

Partió todo tesoro de su hacienda
en los pobres de Cristo y ya desnudo,
tomó los votos de su padre San Francisco,
allí donde vecino fue, y encomendero.